No, señor presidente, no es mejor “si todos fuéramos cristianos”. No sería mejor el mundo, ni el país, ni la vida si todxs fuéramos iguales. No es mejor que todxs pensáramos lo mismo, no es bueno que todxs votemos por el mismo partido… Es más bien vergonzoso que, a estas...
En México, pese a que lo que nos guste creer, se rechaza, discrimina, ridiculiza, persigue, tortura y asesina a personas por sus prácticas sexuales y por su identidad de género absolutamente todos los días y en todos los ámbitos de la sociedad.