La necesidad del teatro

Pueden vivir sin teatro los que se han conformado con que les cuenten realidades terribles y mentiras piadosas. Pueden vivir sin teatro los que van a una plaza comercial y se meten a ver la película que les queda en el horario. Pueden vivir sin teatro los que buscan algo para entretenerse después de trabajar y antes de irse a dormir. Pueden vivir sin teatro los que no estén interesados en conocerse a sí mismos. Pueden vivir sin teatro quienes perdieron el interés por la naturaleza humana y sus pasiones. Pueden vivir sin teatro quienes ya se asumieron como un engrane más dentro de una máquina de producción. Pueden vivir sin teatro los que no se desangran por las heridas que les hizo su familia, su iglesia, su gobierno. Pueden vivir sin teatro quienes han renunciado a cambiar el mundo.
No toda la gente necesita el teatro, pueden vivir sin teatro aquellos que no lo conocen.