Ese taller era justo lo que nunca busque y quería encontrar, era mío.

Hace ya seis años que abrí mi correo y ahí estaba un mensaje de alguien que no conocía, invitándome a un taller de cuento erótico, de manera tan familiar, como si fuéramos las grandes amigas. No deje un mínimo de espacio mental para la duda. Ese taller era justo lo que nunca busque y quería encontrar, era mío. Así es el taller y todo aquello que lo rodea, mágico, sorpresivo, sorprendente, embriagante. Aprendes, enseñas, te enseñan, escribes y descubres tu … Sigue leyendo Ese taller era justo lo que nunca busque y quería encontrar, era mío.