Entrevista con Gabriela Ynclán

Gabriela Ynclán dramaturga, narradora, buscadora y formadora de nuevos valores, amante de la poesía. Maestra, siempre maestra y amiga entrañable de mi corazón tuvo conmigo una rica plática que convertí en entrevista con la finalidad de compartirla con todxs ustedes y celebrar junto con ella los treinta años de su primer estreno. Espero que la disfruten:
Artemisa Téllez: ¿Cómo, cuándo y por qué incursionaste en la dramaturgia?
Gabriela Ynclán: Hace treinta años, por la necesidad que sentía de escribir acerca del movimiento estudiantil del 68; mi elemento natural fue el teatro, porque en él había vivido desde que era una niña. Después me uní al taller de Hugo Argüelles, con quien hice una gran amistad y, tiempo después, a la Escuela de Escritores de SOGEM.
AT: ¿Cuál es el género dramático que más te gusta escribir y por qué? ¿Es ese el que más has escrito?
GY: Me gustan todos los géneros, mientras la obra sea buena. A veces el género me lo da el tema y la obra se va perfilando, sin que lo haya pensado de antemano, hacia la comedia o la pieza de realismo mágico o expresionista…
AT: ¿A qué tipo de público están dirigidas tus obras? ¿qué clase de impacto te gustaría tener él?
GY: Escribo sin pensar en el público, excepto cuando hago teatro para niños o para adolescentes, ahí es importante adaptarse al lenguaje de los adolescentes o los pequeños y pensar en los temas que les interesan. Mis demás obras son para todo público.
AT: ¿Cómo eliges tus temas?
GY: Los temas usualmente van llegando a partir de una vivencia o preocupación sobre lo que se está viviendo y sobre lo que siento que tengo algo qué decir.
AT: ¿Qué importancia tiene la poesía en tu teatro y en tu vida?
GY: El teatro occidental nace de la poesía, yo la amé desde siempre. Organicé muchos grupos de poesía coral cuando era estudiante de La Escuela Nacional de Maestros y luego en la especialización en Lengua y Literatura Españolas. Nunca escribí poesía, pero leí a todos los grandes poetas. En el teatro la poesía es importante porque le da otra dimensión al texto.
AT: ¿Cuál de tus obras es la que te ha traído más satisfacciones y por qué?
GY: Tiempo de Miedo es una de mis obras que más me gusta, pero satisfacciones me han dado ¡todas las las obras que he escrito!
AT: ¿Cuándo y cómo te involucraste en la formación de nuevos dramaturgos? ¿Qué importancia tiene para ti esa faceta de tu oficio?
GY: Hace más o menos dieciocho años que me inicié dando clases de dramaturgia en la Escuela de Escritores de SOGEM y un año después inicié mi propio taller. Me encanta ver a quienes deciden escribir teatro nacer y crecer como dramaturgos. Los talleres son un espacio de retroalimentación y a mí me gusta compartir lo que he aprendido a lo largo de treinta años de escribir y de toda una vida de estar en el teatro: desde niña, cuando mi mamá y mi abuela eran actrices y yo las acompañaba a dar función.
AT: ¿Consideras interesante el teatro que se está haciendo en México hoy día? ¿A qué jóvenes dramaturgxs y directorxs les sigues la pista?
GY: En nuestro país hay muy buen teatro, muchos dramaturgos nuevos escriben cosas sensacionales. No sigo a nadie en particular, pero conozco el teatro de la mayoría de los actuales dramaturgos y dramaturgas. También hay muy buenos directores y directoras jóvenes en México.
AT: ¿Por qué es importante hacer teatro en el México de hoy? ¿Por qué es importante ir?
GY: El teatro es como la música, la pintura o la poesía, una expresión artística por medio de la cual se pueden expresar cosas que otros medios callan. El teatro es
una forma libre de decir lo que uno piensa y provocar en el espectador diferentes sentimientos o sensaciones y eso nunca cambia, se renueva.
AT: ¿Hay alguna obra que siempre que la montan ves? ¿Cuál y por qué?
GY: Me gustaría ver muchas veces Un Hogar sólido, el teatro de Garro me encanta por su magia y su poesía, lo mismo me pasa con Camino Rojo a Sabaiba de Óscar Liera, pero como no las montan, las leo, esa es la ventaja de que el teatro esté editado, puedes volver a él y recordar el montaje.
AT: ¿Cómo te gustaría ser recordada?
GY: No lo sé, eso nunca lo había pensado… tal vez como una maestra y una escritora comprometida, honesta y generosa, antes que cualquier otra cosa. Pero más allá de lo que uno quiera, si la gente te recuerda es por lo que hayas dejado en la vida con tu familia y, en mi caso, en el teatro.
AT: ¿Qué significa para ti cumplir treinta años como dramaturga?
GY: Hacer un recuento de lo que me ha dado este oficio: una forma de expresarme y compartir con otros y con el público. Convivir con muchas personas y recibir su aprecio.
Si quieren conocer más del trabajo de esta maravillosa dramaturga mexicana pueden asistir a su más reciente puesta en escena

“Entre ortigas”

todos los domingos de octubre y noviembre a las 6 PM en el Foro Rodolfo Usigli (Héroes del 47, 122. Coyoacán).